Taki Ongoy. Las lágrimas de América.


Hay obras que, empecinadamente, nacen una y otra vez. Pareciera como si, más allá del impulso inicial de su autor por ponerlas en consideración del público, fueran dueñas de sí mismas y de un vigor extraño y desconocido. Taki Ongoy es una de ellas.

Concebida por Víctor Heredia como obra poético-musical para narrar los hechos ocultos de la conquista española -aquellos que fueron escondidos por la historia oficial para que no se supiera que aquí, en este continente y en nombre de una ambición desmedida, se masacró y se torturó-, vio la luz en la Ciudad de Buenos Aires hacia 1986. Su autor debió padecer, casi de inmediato, el ataque de representantes de la iglesia y de ciertas plumas que escribían en periódicos centenarios.

Se pidió su excomunión... llegó a sugerirse que la obra fuera quitada de circulación. El tiempo pasó. Hoy, se produce este otro nacimiento, bajo la siempre bella forma de un libro: los poemas compuestos por Víctor Heredia acompañados por textos que contextualizan históricamente esas dolorosas palabras.

Las voces de los sojuzgados vuelven a gritar su verdad; el alma de los pueblos desaparecidos empuja, luminosa, desde lo más hondo; las lágrimas de América humedecen la tierra y nos recuerdan que la Historia aún no terminó de contarse.

3 visualizaciones0 comentarios